Select Page

El poder de la lectura

El poder de la lectura

La lectura es un hábito y como todos los hábitos se educa. Si queremos que nuestros hijos sean personas con un nivel cultural razonable, que tengan imaginación, que sean capaces de crear, de tener ideas propias, de argumentar, persuadir, y que tengan un pensamiento propio, tanto padres como educadores, tenemos la obligación y la responsabilidad de educar no solo en valores sino en  conductas sanas, fomentando la lectura.

La lectura es como un alimento que nutre y mantiene saludable nuestra imaginación, la importancia de la lectura es incuestionable, ayuda al desarrollo de las personas no solo en la adquisición de conocimientos, sino también en la formación de la personalidad y de los procesos de socialización.

Podríamos decir que la habilidad de leer es el camino por excelencia al   conocimiento, es esencial para el aprendizaje y para un buen desempeño académico, por ello los estudiantes tienen que leer, comprender, darle valor a lo que leen, pero sobre todo deben tener la capacidad de retener la información, de allí que tanto aprender a leer, como a escribir, son los objetivos prioritarios de la educación.

Para que leer sea una experiencia agradable, se deben elegir textos acordes con la edad, escogerlos de manera autónoma y aprender a usar la lectura con fines no sólo de información sino como medio de acceso a nuevos mundos para el aprendizaje de nuevos temas.

La mayoría de los niños pequeños tienden a distraerse con gran facilidad, pero con la lectura pueden aprender a dominarse y a concentrarse para disfrutar de un buen cuento, descubriendo que pueden divertirse sin estar en movimiento, ello, mejora de la comprensión, la  memoria y les sirve para comprender el valor de la disciplina, además se vuelven más propensos a expresarse y a relacionarse con los demás de manera saludable, así como a entender mejor las situaciones que les rodean, a resolver conflictos aplicando la lógica en diversas situaciones y hasta a utilizar el sentido común, lo cual va a redundar en su crecimiento intelectual, personal y moral.

Es importante incentivar los hábitos de lectura desde la edad temprana, pues numerosos estudios confirman que los niños que leen desde la etapa preescolar presentan, una mayor aptitud para el aprendizaje lo que hace que tengan más probabilidades de tener éxito académico en todas las áreas, pero debemos recordar que estas actividades deben ser reforzadas en casa, compartiendo la lectura no como una tarea, sino como un momento de diversión para reforzar los vínculos familiares.

El poder de la lectura

El poder de la lectura

Si queremos convertirnos en personas exitosas debemos tener la lectura como hábito, ello también nos ayudará a liberarnos del estrés de la vida diaria y a desarrollar la imaginación. Cuando leemos a conciencia, estimulamos el cerebro, lo cual nos hace personas más críticas, reflexivas, analíticas y exitosas.

Considero que la lectura se relaciona estrechamente con la confianza, la autoestima y la seguridad, pues las personas con “bagaje cultural” son capaces de participar en conversaciones de todo tipo, se sienten con argumentos y formación suficientes para opinar, ya que pueden fundamentar y contrastar información sobre un determinado tema o problemática

Cambiemos esa idea de la lectura como una actividad meramente escolar y comencemos a disfrutar de ella como un ritual cotidiano!

About The Author