Select Page

“PRACTICA DEPORTIVA EN EQUIPOS”

“PRACTICA DEPORTIVA EN EQUIPOS”

Todos conocemos que la práctica deportiva siempre ha sido una manera grandiosa de mantener a los hij@s sanos tanto físicamente como psicológicamente y brinda grandes beneficios para la salud.

Si además se trata de un deporte que se realiza por equipos, nuestros hij@s alcanzarán mayores beneficios que van a contribuir para su formación.

Aprender a ser disciplinados, a seguir las normas o reglas y a trabajar en equipo, son algunas de las características fundamentales para que todo funcione bien.

Los chic@s rápidamente se dan cuenta que cuando alguno no cumple con las normas impuestas, perjudica a todo el equipo, también aprender a trabajar en grupo, descubren la importancia de confiar en los demás y de que los demás confíen en ellos.

Con los deportes en equipo los muchach@s experimentan lo que es el liderazgo y la importancia de un buen líder, quien tiene la función de guiar al resto de los integrantes y ganarse la confianza de sus compañeros.

En estos grupos se refuerza los lazos de solidaridad entre todos.

En las prácticas deportivas a veces se gana y otras se pierde.

Está demostrado que en los equipos deportivos es donde se adquieren de forma mucho más sólida tanto la tolerancia y el manejo de la frustración ante el fracaso.

Como padres responsables debemos motivar a nuestros hijos para que practiquen un deporte.

Para la elección se deben tener en cuenta lo siguiente:

• las habilidades,
• destrezas,
• personalidad.

Es fundamental que ellos mismos (los hij@s), sean quienes tomen la decisión y una vez hayan elegido un deporte, los padres deben proveer los elementos necesarios, así como garantizar el transporte.

Aunque, para algunos padres esto requiere de un esfuerzo, este tiempo se puede aprovechar para compartir experiencias con los hij@s, y demostrarles que son muy importantes para toda la familia.

Competir con los compañeros tiene muchos beneficios, entre ellos:

• diversión extrema,
• juegan,
• aumenta su autoestima
• aprenden determinados valores como el compañerismo,
• el juego en equipo y
• la participación.

El papel de los padres es vital para que los hijos vivan la experiencia de una manera sana, tanto a nivel físico como mental, ya que algunos pueden ver la competencia como divertida y excitante, mientras que otros se lo toman muy en serio y el miedo al fracaso les produce nerviosos y preocupación.

Por ello tenemos que guiarlos por todo el camino, sin presionarlos para que ganen, sino animarlos a ser perseverantes destacando que deben divertirse y dar lo mejor por el equipo

About The Author